Encuentra tu paz interior

La navidad son fechas señaladas en las que se generan situaciones diferentes al resto del año. En muchas ocasiones dejamos nuestra rutina habitual para ir a otros lugares, juntarnos con familia y amistades que en ocasiones no vemos en el día a día tanto como nos gustaria.

Suele ser tiempo de reencuentros, recuerdos, sonrisas y buenos momentos… Tambien ocurre que nos encontramos en un ambiente distinto al habitual a nuestro día a dia, fuera de nuestra casa, con otros familiares, que pueden llevar unas dinámicas tanto en la casa como emocionales diferentes a las nuestras. Y esta sensación de días de felicidad obligatoria estando en un entorno que no es el habitual para ti puede desestabilizarnos y hacernos sentir algo deshubicados o descolocados.

Es normal has cambiado tu rutina de trabajo por una mas ociosa, en un lugar que no es tu ciudad donde vives en muchos casos, con gente que no ves adiario y aunque los quieras y adores pueden tener otras formas de vivir.

Si esto te ocurre, busca un momento para estar a solas contigo mismo, date un paseo en la naturaleza, al solecito… Conecta contigo, con quien eres y qué es lo que necesitas para sentirte bien y dátelo en la medida de lo posible. Quizá te des cuenta que actitud o situación te puede desestabilizar y utiliza tus herramientas alejarlo de ti o para aprender a llevarlo mejor. Incluso a veces una retirada a tiempo es todo un éxito.

Aprender a escucharnos, a conocernos y a darnos lo que nos viene bien y necesitamos es mi deseo para este 2019.

www.elenarivascoach.com

conexion_emocion

Conecta con tus emociones

El verano y su calor invita a bajar el ritmo, descansar y tomar fuerzas después del invierno, tras todo el año trabajando. Qué mejor que relajarse en un entorno natural y tranquilo con poca gente.  En este ambiente más apacible y en contacto con la naturaleza te permite un descanso físico y mental te conecta de manera más intima con tu verdadera esencia. Tu yo auténtico con tus deseos, anhelos, necesidades y con tu estado emocional real (el que en muchas ocasiones no escuchamos durante el resto del año, porque estamos “demasiado ocupados”).

Esta conexión con tu verdadera esencia y con tu estado más intimo es un regalo. Permítete conocer como es ese estado. ¿Qué es lo que sientes?, ¿Qué es lo que realmente te preocupa?, ¿Qué te inquieta?, ¿Qué anhelas conseguir?

Dale espacio a todas esas emociones, acógelas y vívelas. Tanto a esas sensaciones no tan positivas de incomprensión, de pérdida. Como también las maravillosas de sentir que se está avanzando por el camino deseado, de logro y de felicidad.  Sean las emociones y sensaciones que sean escúchalas, vívelas, siéntelas, tienen un gran mensaje que traerte a tu vida.

Tener unos días para realmente poder ser y sentir como estamos y poder expresar en su estado natural estas emociones sin filtros, sin mascaras es unas sensaciones más sanadoras y reconstituyentes. Dedícate tiempo para estar contigo mismo de manera auténtica, llora tu tristeza, grita tu rabia o baila tu alegría si es lo que necesitas. Mientras que a la vez se tu mismo, tu mejor compañero de viaje.

Conecta  contigo mismo, regálate tu mejor compañía… Feliz descanso…

www.elenarivascoach.com

ElenaRivasCoach_Kino

Descubriendo los tesoros de una Kino

Estoy estos días en medio de un gran curso de Master Practitioner de PNL con Frank Pucelik cocreador de la PNL en D’ arte Formación. Aprendiendo un montón de cosas súper valiosas que me van a ayudar a comprender mucho mejor el mundo que me rodea a los seres humanos con los que convivo diariamente, a mis coachees con los que tengo sesiones pero sobre todo a mí misma.

En esto del coaching y del crecimiento personal cuanto más te formas y más sabes… Más sabes que no sabes… Feliz y contenta por permitirme la actitud de vida de no saber, curiosidad, ilusión y ganas de querer aprender. Para seguir creciendo y abrazando mis emociones y mi vulnerabilidad que en realidad me conectan con el mundo que me rodea, con mis pensamientos y sentimientos y me permiten hacerme más y más sabia.

www.elenarivascoach.com

Ciclos de la vida

Estos primeros días del verano a veces son un poco confusos, tenemos en ocasiones una mezcla de sensaciones y emociones. Por una parte termina el curso lectivo y haces balance de lo que ha sido el curso, de tus grandes hazañas del año y también revisas los momentos difíciles o las situaciones no tan amables.

Para muchas personas en esta época de finales de junio y comienzos de julio vivimos un cambio de ciclo, todavía nos queda esta cosa de acabar el cole… Siendo así nos sentimos de evaluación y de posible cierre de un ciclo y comienzo de otro. Estamos abiertos a la novedad, a las sorpresas, a las situaciones inesperadas y eso es muy bonito si se vive con curiosidad, energía amorosa y calma creyendo en nosotros mismos.

Pero también tenemos que lidiar con la incertidumbre del no saber. Para que puedan ocurrir cosas nuevas tenemos que deshacernos de viejos hábitos, patrones oxidados que ya no nos sirven y dejar hueco para que otras nuevas oportunidades, proyectos y aventuras vengan a descubrirnos. Este momento suele ser una mezcla muy interesante de sensaciones, sentimientos y emociones.  Momento de hacer balance, observar y honrar todo lo obtenido en el periodo que acaba, tanto lo positivo como lo no tanto… Colocar lo que no fue, o lo que nos hubiera gustado que fuera de otra manera. Y aceptar que fue así y que también está bien. Reorganizando lo vivido dejamos hueco para lo que vendrá… . ¿Qué nos traerá la vida ahora? ¿Será positivo?¿ Me hará sentir feliz? Son momentos de reflexión interna de mimarnos de hacernos compañía. Ahora mismo nos necesitamos para agradecernos lo vivido.

Este hueco que se crea, es muy apasionante porque nos deja espacio y oportunidad para seguir aprendiendo, disfrutando, para seguir creciendo como persona. Escúchate, siéntete, acepta y honra lo vivido e ilusiónate con tus futuros proyectos, todo va a ir bien.

Y si realmente te sientes perdido y tienes una sensación de incomodidad que no sabes como sortear conoce el Coaching

Qué es coaching

Encontrarás tus respuestas a través de las sesiones de coaching

La brújula de las emociones

Nuestro cuerpo, es mucho más que nuestro cuerpo físico: células, huesos, órganos… Nuestro cuerpo también aloja nuestro cerebro; es decir procesos mentales, pensamientos y además nuestras emociones. Estas también se almacenan y archivan en nuestro cuerpo. Puede parecer un tanto extraño, pero eso es así.

Las emociones nos transitan y esto nos produce sensaciones corporales…  Como por ejemplo aumento del ritmo cardiaco, rubor en las mejillas, sudoración en las manos… Esto funciona así: recibimos un estímulo, debido a un hecho externo, nuestro cerebro nos conecta con nuestras emociones y es entonces cuando las variaciones corporales suceden. Estos procesos están pasando de manera continuada, ya que estamos recibiendo estímulos a través de los sentidos en todo momento…

Lo que ocurre es que de manera generalizada estamos desconectados de nuestras sensaciones corporales. El modo de vida actual en que vivimos y alto ritmo de vida nos desconecta de las sensaciones, estando de manera generalizada en el “hacer”.

La información que nos trae el cuerpo respecto a las emociones es de gran relevancia ya que nos avisa del estado general en el que nos encontramos… Quizá si estamos tensos y estresados nos moleste el cuello y los hombros. O nerviosos cuando notamos tensión en el estómago… Cada persona tiene su propio diccionario corporal y de sensaciones que le dice qué es lo que le pasa, de cómo su cuerpo le habla…

Tener un buen entendimiento de nuestras señales corporales, nos ayuda a tener un mayor control sobre nuestras emociones.  Siendo conscientes de que las estamos sintiendo, y que algo vienen a decirnos. Aunque no todas ellas son agradables de vivir o sentir; es mucho más aceptado y gustoso expresar alegría o entusiasmo que tristeza o miedo.

Las emociones nos traen un mensaje, esa es su función y es en el cuerpo donde pueden expresarse. Ser capaz de leer su mensaje, para poder hacer algo con ello es de gran utilidad. Ya que si una emoción no se expresa, el cuerpo sigue sosteniéndola y es ahí cuando aparecen los dolores, las tensiones musculares o incluso pudiendo llegar a dar lugar a enfermedades.

A través de la relajación, de la meditación ayudas a tu mente a bajar su velocidad, a parar. Desde este estado más tranquilo es cuando puedes conectar con tu cuerpo y con las sensaciones del mismo.

¿Qué mensaje te traen tus sensaciones? ¿Estás conectado con tu cuerpo? ¿Qué te dice? ¿Qué es lo necesitas?

Escúchate y crea el espacio adecuado y regálatelo… Nadie mejor que tu lo sabe… Tu cuerpo te habla si lo sabes escuchar…

www.elenarivascoach.com